Hacemos el Balance de lo Bueno y Malo

“Hacemos el balance de lo bueno y malo”

Por Viviana Martínez Minutti

 

Este año ha sido de grandes sacudidas, de mucho crecimiento, reajustes, reubicaciones y aprender a dejar atrás lo que verdaderamente no ha funcionado para dar inicio a lo que se ha querido hacer por mucho tiempo.

Las sacudidas han sido duras, por tantas pérdidas que ha dejado un virus desperdigado por todo el planeta y que ha dividido a todos entre sí vacunarse y no hacerlo, causando confusión y más contagios.

Si, parecerá extraño, que esto me llevara a aprender, a cuestionar, a creer más en mí y en mis instintos.

A escuchar a los demás y a volverme un poco más sabia, en escuchar más de lo que yo misma puedo opinar. Porque he entendido, con mucho esfuerzo, que no puedo cambiar a los demás por el solo hecho de pensar diferente, y que no es “cliché” el aceptar al otro tal y como es, es la forma de mantenerme cerca de mi gente.

El crecimiento personal que me llevó a encontrar el camino, que aunque ya lo conocía o sabía por dónde tenía que empezar, estuve con  miedo por mucho tiempo a tomarlo y a empezar a caminarlo; y que solo estuve detenida a emprenderlo, porque nos encerraron un buen rato y el aislamiento me llevó a confirmar que era el correcto para andar, y gracias a que si me fui por esa vía, empecé un proyecto que me ha dado grandes satisfacciones, conocer y reconocer a tantas personas, y volver a lo que más me satisface y apasiona, mis esculturas, el arte.

Este año he aprendido mucho y me he sentido más nueva, más fuerte, más joven.

Y con todo lo andado y desandado, empiezo el nuevo 22 con mucha Fé, Esperanza y Amor. Sabiendo que serán las fuerzas que más me lleven a lograr mis objetivos.

GRACIAS por este año. Ya que por todo eso hoy soy mejor.

Gracias a la vida, por sus aprendizajes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.